martes, 17 de octubre de 2017

Diez cosas que debes saber al empezar un doctorado

diez-cosas-doctorado
Estamos en octubre, esto significa que durante estos días muchas y muchos de vosotros os estáis matriculando o bien os habéis matriculado hace poco en un programa de doctorado. Y puede que sea vuestro primer año. Si este es tu caso... el post de hoy es para ti.

He pensado que qué mejor que aprovechar este momento del año para escribir un post con diez ideas, reflexiones, hechos y experiencias sobre el doctorado que considero importante que conozcas antes de empezar o bien cuando empiezas un doctorado. Espero que te ayuden. Vamos allá:

  1. Un doctorado es un proceso largo. Como mínimo, vas a estar dos años y medio dedicándote a esto. Si lo haces a tiempo parcial y pides prórroga, se te puede llegar a ir a seis años. ¿Estás preparado para estar ese tiempo estudiando, leyendo, haciendo experimentos, recogiendo datos...?
  2. Lo siento, pero en España no está nada claro el futuro de un doctor. A día de hoy, acabar el doctorado en España no te garantiza absolutamente nada. Ni que vayas a trabajar de profesor en una universidad, ni que vayas a encontrar trabajo rápidamente de lo tuyo. 
  3. ¿Tienes algo mejor que hacer? No malinterpretes mi pregunta. Me refiero tan solo a que si estás haciendo el doctorado porque es lo tuyo, lo que te gusta, lo que te toca el alma, lo que te quita el sueño; o simplemente estás aquí porque no encuentras trabajo (revisa el punto anterior), porque no quieres dejar la seguridad de la universidad o porque un primo te recomendó que lo hicieses. 
  4. Un doctorado no es un trabajo. Si nos atenemos a la ley, un doctorado es el último escalón de la formación y la educación universitaria. Si lo miramos por el lado pesimista, un doctorado es sacar las castañas del fuego a tu grupo de investigación durante diez horas diarias, muchas veces incluyendo los fines de semana. Tan solo podrás llamarlo trabajo si consigues un contrato tipo FPU o FPI (entre otros), por el cual te pagarán unos 900-1000 euros mensuales.
  5. Aquí hay chanchullos como en cualquier lado. Sería ingenuo pensar que no, pero esto es España: las cosas se sacan en el último segundo a veces; otras no se hacen como se debería; hay injusticias y elecciones poco apropiadas; y los apaños para que algo no se note también ocurren. Como en todos lados.
  6. El mejor no es el que más trabaja. Siguiendo al punto anterior, trabajar más que nadie, tener más méritos académicos; o no digamos ya ser buen profesor, buen compañero o buen investigador (no, no es lo mismo que tener más méritos) no te garantiza nada. Esto retroalimenta que el punto anterior siga ocurriendo. 
  7. Si Cristiano Ronaldo hiciera un doctorado duraría dos días. No malpienses, solamente me refiero a que una persona cuyo leitmotiv sea el "yo puedo con todo", o "déjame hacerlo a mí, que tú no sabes"; está abocado al fracaso. El doctorado es un proceso grupal, donde contar con un grupo de investigación no solo es enriquecedor sino que te va a abrir muchas puertas y te va a permitir llegar mucho más lejos que si trabajas de forma individual. 
  8. La tesis doctoral casi que es lo de menos. Ese documento que tendrás que escribir en el último año de doctorado, llamado tesis, es paradójicamente de lo menos importante. Como he contado en los últimos meses aquí, si durante los años de doctorado has trabajado lo suficiente, llegado el momento de escribir la tesis no necesitarás más de un mes para escribirla puesto que tendrás material de sobra (el cual conocerás a la perfección), y entre los artículos y lo claro que tendrás todo el trabajo en tu cabeza; tampoco necesitarás matarte a pensar y escribir. Eso sí, el trabajo previo (insisto), es clave para llegar a esto. 
  9. En un doctorado no solo vas a aprender sobre un tema muy muy específico de tu área del conocimiento. Además, aprenderás muchas habilidades transversales (trabajo en equipo, planificación de proyectos, trato con instituciones, trabajo con personas si tu doctorado es social...) que te pueden servir para un futuro trabajo no académico y para tu vida en general.
  10. A pesar de todo, merece la pena. Porque si esto es realmente lo que te apasiona, los puntos anteriores los reconocerás como una ínfima parte de todo lo que un doctorado te puede aportar. Desde risas y anécdotas hasta sentirte reconocido por tu trabajo o haber contribuido a un proceso crucial para el avance de nuestra sociedad.


Si te ha gustado el post, compártelo en Facebook, Twitter y recomiéndalo! Al final de cada entrada tienes los botones de redes sociales. Suscríbete en la barra de la derecha. También puedes seguirnos en el canal de Youtube de la comunidad ebaes!! Un regalo personal para los lectores más fieles te espera, además de ciertas ventajas y adelantos de post especiales. Encontrarás toda la información en el email de confirmación que te enviaré. 

 @ebaes 

 Photo Credit: raymondclarkeimages

8 comentarios:

  1. Hola Enrique ¿qué es mas recomendable empezar a escribir desde el principio o dejarlo para el final? Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, cómo estás? Pues mira, mi recomendación es que escribir, empieces nada más entrar al doctorado, pero con dos matices:

      1) No se trata de escribir tu tesis doctoral nada más empezar, sino de soltarte, coger confianza, hacer anotaciones... luego comentarios... luego pequeños borradores y de ahí ya irán saliendo artículos.

      2) No tengas ninguna presión si te cuesta al principio. Estás aprendiendo, nunca lo olvides!

      Un abrazo, si necesitas algo escríbeme por correo ;)

      Eliminar
  2. Gracias, un artículo muy interesante!

    ResponderEliminar
  3. Enrique, tengo esposo y dos hijas y estoy pensando en iniciar un doctorado en la PUCV. ¿Qué tan difícil puede llegar a ser conciliar la vida familiar con la académica? Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! En este vídeo hablo sobre el tema: https://www.youtube.com/watch?v=DF0vLTOyLcw

      Saludos!

      Eliminar
  4. Enrique, comparto tus puntos de vista. Hace algo más de un año estoy realizando un PhD en ing. civil fuera de Chile, y es tan así como tu dices, ahora agregaría que es una mezcla entre estudiar/trabajar nunca sabes si lo puedes llamar uno o lo otro. Basicamente mi consejo es que hay que aprovechar los momentos de inspiración para la concentración y el trabajo duro, además de mantener un estado salud mental saludable que te significará conseguir motivación constante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Jorge! Saludos.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario. Te responderé personalmente en la mayor brevedad posible. Si te ha interesado el contenido, suscríbete en el botón que tienes a la derecha.