miércoles, 27 de diciembre de 2017

Deseadme buen viaje. En diez horas vuelo!


No os lo voy a explicar más, porque con la chapa que os llevo dando seis meses desde que me enteré, ya debes saber de sobra lo que me toca hacer hoy. El caso es que los posts siempre los publico a las 6.30 de la mañana, eso quiere decir que en cuanto he publicado esto me quedan diez horas para que (si todo va bien, no hay retrasos, inclemencias meteorológicas, huelgas ni overbooking) mi avión despegue de Madrid en dirección Bogotá y desde allí hasta Santiago de Chile.

Os lo dije en el vídeo delsábado pasado: estoy cagado, estoy acojonado. Pero si lo estaba el sábado que me quedaban aún cuatro días, no os podéis imaginar cómo estoy hoy que me marcho a 13.000km de mi casa al menos por un año, sino por dos, tres, cinco o a saber…

El caso es que ya está todo hecho, no hay marcha atrás, así que ante lo inevitable, mejor tomárselo con buena actitud (estoy hablando como si me fuese a la guerra, ¡que me voy a trabajar de lo mío!). Voy a echar de menos muchas cosas, y más aún cuando llegue allí y vea todo aquello que ahora mismo doy por sentado y que allí no existe: comidas, objetos… pero sobretodo lugares y personas. Siempre he sido bastante nómada: en Almería he vivido en ocho casas distintas; he estado en Barcelona cuatro años viviendo. Pero creo que eso no va a ser nada en comparación a lo que me espera a partir de mañana. Afortunadamente, cuento ya con amigos y conocidos en Valparaíso que hasta ahora me han orientado y ayudado muchísimo; y esto es fundamental para empezar con buen pie.

Lo cierto es que tengo muchas ganas de irme ya tras seis meses sabiendo que me voy, llenos de trámites y esperas. Pero como siempre digo, lo bueno se hace esperar, espero no equivocarme. Sin duda, se trata de una oportunidad increíble por la que estoy infinitivamente agradecido a la escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso por brindármela; así como increíblemente motivado y orgulloso de haberla conseguido. Sin duda es un reto nuevo, pero como llevo tatuado: Dónde está el límite? No estuvo en Almería, no estuvo en Barcelona… espero no encontrarlo tampoco en Chile.

Por otro lado, considero una gran tristeza y por qué no decirlo, un poco decepcionante que el país en el que nací y en el que me he formado, el que ha invertido tantísimo dinero para que yo pudiese ir gratis al colegio, al instituto y a la universidad (salvo en los años de doctorado); ahora se desentienda de mí y permita que sean otros países los que aprovechen todo aquello que he adquirido y aprendido durante veintitrés años. Y ya no hablo de mí, porque si esta situación fuese una circunstancia específica de mí persona, quedaría como anécdota. Pero que tanta y tanta gente que tiene mucho mejor currículum investigador que el mío, mucha más nota media, se desenvuelve infinitamente mejor que yo en un aula, trabaja en equipo o es capaz de motivar a sus compañeros de formas que yo jamás voy  a poder; esté regalándole a Francia, Reino Unido, Alemania, Australia, Estados Unidos, Chile o el país que sea tantos años de formación que España no ha sabido (y mi experiencia tristemente me hace concluir que no ha querido) aprovechar.

Ojalá me equivoque. Ojalá me coma el “zasca” más grande de mi vida de aquí a uno, tres o cinco años. Ojalá llegado el momento escriba un post retractándome por mis palabras, pero algo me dice que no va a ser así. Si algo he aprendido durante estos tres años de doctorado es que no debemos pecar de ingenuos con argumentos del tipo “el destino lo pone todo en su sitio”. Yo era muy de creer en el karma, en la “balanza del destino”, o en el “a cada cerdo le llega su San Martín”. Y me he dado cuenta de que no, que tristemente los buenos no siempre ganan y de que la razón, la justicia o la verdad por desgracia no siempre quedan en primer lugar. Que el esfuerzo y el trabajo son muy bonitos en la teoría, pero que en la práctica se priman otras cosas. El que no corre vuela, y por tanto, no queda otra que volar, a Valparaíso concretamente, donde pienso darlo todo, seguir aprendiendo, seguir fallando mucho y levantándome de nuevo. El simple hecho de que me paguen por algo que llevo haciendo gratis casi ocho años ya supone algo increíble para mí (y habla mucho del estado de la ciencia y la investigación en este país). Ojalá me equivoque.

Estaré desconectado unos días. Puede que muchos, pero yo espero que sean pocos. En un primer momento me bastará con decirle a mi madre que sigo vivo y que he llegado bien y sin ningún contratiempo. Intentaré aprovechar el wifi de la universidad o de los bares, pero por la calle no tendré conexión hasta tener una tarjeta telefónica chilena y en mi casa tampoco hasta contratar una tarifa. Así que os pido una vez más perdón y que tengáis paciencia. He dejado sendos posts y vídeos programados tanto en el blog como en el canal de Youtube, pero las redes sociales serán inaccesibles para mí por un tiempo, así que no podré hacer sección #empleoprepostdoc ni compartir información de otros bloggers y gente interesante relacionada con el mundo académico. Os prometo hacer un nuevo #diarioebaes en cuanto pueda para contaros todo a modo de compensación!!

Lo dicho chicas y chicos, por favor, deseadme buen viaje. Y a vosotros, que seguramente no sepa nada de cómo os va hasta el año que viene, FELIZ AÑO NUEVO. Espero que el viaje particular que iniciaréis cada uno dentro de cinco días lo empecéis como os merecéis, pero sobretodo os deseo que cuando acabe el año que viene hayáis llegado al destino que os propongáis la próxima noche del 31 de diciembre.

Chile, voy a por ti.


Si te ha gustado el post, compártelo en Facebook, Twitter y recomiéndalo! Al final de cada entrada tienes los botones de redes sociales. Suscríbete en la barra de la derecha. También puedes seguirnos en el canal de Youtube de la comunidad ebaes!! Un regalo personal para los lectores más fieles te espera, además de ciertas ventajas y adelantos de post especiales. Encontrarás toda la información en el email de confirmación que te enviaré. 

 @ebaes 

 Photo Credit: Neil Moralee

4 comentarios:

  1. Buena suerte Enrique, y seguro que todo va ¡¡fenomenal!! Aprovecha todo lo que te depare esta nueva etapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Gema! En cuanto tenga conexión os escribo, estás invitada a Chile cuando quieras! ;)

      Eliminar
  2. Suerte Enrique! Esperamos que nos cuentes tus nuevas vivencias. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco! Todo salió bien, ahora toca la adaptación, pero tiene muy buena pinta.

      Saludos.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario. Te responderé personalmente en la mayor brevedad posible. Si te ha interesado el contenido, suscríbete en el botón que tienes a la derecha.